SEducA | Sindicato de Educadores Argentinos
¿Es momento para la reforma del estatuto docente en CABA? - SEducA
24555
post-template-default,single,single-post,postid-24555,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-2.7,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

¿Es momento para la reforma del estatuto docente en CABA?

¿Es momento para la reforma del estatuto docente en CABA?

17:47 16 marzo, 2022
0 Comentarios

Compartimos la nota de opinión realizada por nuestro Secretario General, Facundo Lancioni Kaprow en el  diario Clarín:

¿Es momento para la reforma del estatuto docente en CABA?

Por Facundo Lancioni Kaprow. El secretario general del Sindicato de Educadores Argentinos considera que estamos ante una “oportunidad histórica” de modernizar, transparentar, y democratizar a los sindicatos.

Enmarcado en el complejo escenario de las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional que mantienen en vilo a nuestro país, tras dos años de una pandemia que hizo estragos en el tejido social -y principalmente en nuestro sistema educativo- la Ciudad anunció la modificación del Estatuto Docente en la pasada apertura de sesiones ordinarias de la Legislatura, y, algunos días más tarde, una legisladora presentó el proyecto de manera formal. Ante esto, la pregunta que surge: ¿es momento para reformar el Estatuto Docente en la Ciudad?

Toda transformación debe contemplar el momento histórico que atravesamos. Y como ya anunció el Gobierno Nacional, el acuerdo con el FMI obligará a modernizar todos los convenios colectivos de trabajo a nivel nacional. Por eso, estos cambios que apuntan a la “transformación educativa” con la que la Ciudad pretende posicionarse a la vanguardia, en relación con el resto del país, en cuanto a formación docente, contenidos pedagógicos y condiciones laborales en las Escuelas, que complementan los anuncios de las nuevas escuelas bilingües y la eliminación de las “horas libres”, entre otros puntos positivos, deben ser mirados bajo una óptica coherente, para no jugar con el tiempo de los argentinos.

Nosotros, como sindicato docente, estamos convencidos del rol que debemos ocupar como garante de la educación, y no obstaculizándola.

Remarco esto para poner en perspectiva qué está bien y qué está mal en esta reforma del Estatuto: creará más puestos de trabajo de forma directa (a través de los nuevos cargos docentes que se crean) e indirecta (fomentando la formación continua de docentes, impulsando la creación de nuevas carreras), y aumentando el poder adquisitivo en función de la jerarquización de la tarea docente. La contracara de esto es que en ningún momento se nos consultó, ni se nos informó. Claro que, tras el anuncio mediático y político, los docentes en las escuelas necesitaban saber más, y nosotros como sindicato docente, también. Si cuando se implementó la UNICABA fuimos consultados, y para la presencialidad, hubo diálogo -para remarcar dos grandes “batallas” de los últimos tiempos-, ¿Qué cambió ahora en el Gobierno de la Ciudad?

En estos momentos tan delicados que atravesamos como país, y ante la frágil y vulnerable situación social a la que han sumido a los chicos y chicas nacidos en nuestro suelo, debemos convocar a todas las partes involucradas para salir adelante. Como dirigente, entiendo que años de mala fama han ponderado a los sindicatos como asociaciones en contra del progreso. Pero no somos todos iguales. Es una oportunidad histórica de modernizar, transparentar, y democratizar a los Sindicatos. Y desde SEducA estamos a favor de la tarea docente, y su profesionalización. Porque eso implicará más oportunidades, mejor remuneradas e impactará positivamente en la formación en las escuelas, creando más y mejor futuro para todos. La única forma de parar ese espiral de pobreza del que nunca parecemos poder salir es a través de la modernización y del progreso, y queremos ser parte de la solución. Pero también tenemos la responsabilidad de representar a los docentes que día a día están en las escuelas, e interpretar sus demandas. Ahí radica la importancia de no invisibilizar nuestro rol.

Por eso, creo que debemos entender que hoy nuestro país nos necesita, y nos está convocando de forma urgente a todos a comprometernos en la solución. La transformación educativa es fundamental, pero no deja de ser parte de un gran entramado de cambios que nos vemos obligados a enfrentar para salir adelante, en la Ciudad, la Provincia y en todo nuestro territorio Nacional. Dejemos las mezquindades de lado, y apuntemos a una construcción democrática y transparente que convoque a todos los sectores involucrados. Reconociendo lo bueno, y lo malo de esta, y todas las reformas que necesita nuestra educación, y nuestro país, pero siempre siendo conscientes del momento y la oportunidad para proponerlas.

Sin comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.